Agradecimiento!

Rema Mar Adentro

Despedida de la plataforma Coraje

Después de unas semanas fuera de nuestra Web vuelvo a enlazarme  desde ella para seguir remando mar adentro. Nos podemos dar cuenta que la travesía se ha reorientado. El Señor me ha pedido saber descalzarme para  ir a otras tierras.

Como preámbulo, entre junio y Julio he vivido muy de cerca la realidad de un pueblo hermoso que sufre los embates de la injusticia. Venezuela.  Este querido país sufre porque no tienen «dónde reclinar la cabeza», sus sueldos básicos son indignantes. No hay comida suficiente, ni medicinas. Los venezolanos carecen de lo más básico. En medio de esta realidad he participado con otros hermanos y hermanas de varios países del curso internacional de acompañantes en ejercicios espirituales en los Teques, Venezuela.

 

Han sido seis semanas muy provechosas. Un tiempo para sentir y gustar internamente sobre la vida de Ignacio de Loyola, profundizamos muy de cerca en su  texto autógrafo de Ejercicios espirituales. Hemos trabajado lo que significa el acompañamiento en una experiencia de ejercicios espirituales. Para mayor información he publicado semana a semana los detalles del curso.

Luego, al volver al Perú, a nuestra querida Tacna encontramos una nueva ruta, inesperada. Sin embargo, nuestra fe está anclada en la voluntad de Dios y hay que seguirla. Y si Dios nos envía él sabrá cuidarnos en esta nueva ruta como lo hizo siempre en nuestra Tacna querida. Por este motivo me he dispuesto a salir agradecido de esta bella Tacna que está celebrando una fiesta muy importante.

 

Como muy bien ha dicho el P. Javier Quiroz, nuevo director del colegio Cristo Rey: «Tacna celebra un aniversario más de su reincorporación a la patria, dando ejemplo de resistencia, tenacidad, amor y perseverancia cimentadas en valores sembrados por nuestros padres desde 1821»  Efectivamente,  soy testigo presencial de estos valores en muchos de sus jóvenes y personas adultas con quienes a lo largo de estos casi seis  años he podido compartir mi misión en la Plataforma Coraje Tacna Ilo.

 

Tacna significa mucho para mi vida de jesuita al igual que Ilo. Son tierras de reencuentro con los deseos de Dios. Han sido tierras de confirmación en mi misión de Jesuita y agradezco el haber compartido momentos de profunda alegría, esperanza, de gran consolación  y de pérdida también. 

 

 

 

En todo este tiempo  ha estado muy presente la Misericordia, el perdón y la benevolencia de Dios. Así he podido acompañar la vida de tanta gente que en medio de sus realidades me han mostrado el deseo de Dios. No me puedo quejar en todo este tiempo aquí en Tacna:  Dios ha sido bueno conmigo!.

 

Tengo mucho que agradecer a esta plataforma coraje que me acogió en una situación muy especial  y supo fortalecerme en todo momento, en especial a mis compañeros jesuitas. Me siento como el fruto que no ha caído a tierra sino que ha sido dado y compartido para el bien de tanta gente.  Por eso me marcho agradecido y disponible.

Mi agradecimiento a Yuyu, a Julia, coordinadora del grupo de adultos del Centro Pastoral Jesuitas – Centro Loyola Tacna; a Glenda Melgar por su confianza y disponibilidad así como su deseo de seguir ayudando a tanta gente desde la Misericordia; a cada uno de los grupos con quienes compartí muchas experiencias de formación, de oración. Gracias al grupo Ignacio, Javier y Fabro; además mi agradecimiento a Gloria, ex directora de Fe y Alegría de Tacna; a María Inez,  a todo el personal y docentes del colegio; de igual modo al  colegio Miguel Pro, de manera especial a nuestro querido Walter y Ana María Rodríguez. A cada uno de los profesores de Miguel Pro mi abrazo sincero. A las voluntarias y voluntarios de Habitad, fue un gusto acompañarles en lo que pude. Compartir la mesa y la Eucaristía junto a ustedes ha sido muy de Dios.

Es bueno también saber pedirles  perdón y disculpas si en algún momento perdí la paciencia y les hice sentir mal con mis despistes y fragilidades.  Agradezco su comprensión, a veces silenciosa. Gracias por acoger muchas veces mis tristezas y cansancios; y gracias por fortalecerme  también los tantos momentos de alegría de saber que estas cosas pasan cuando uno sigue al Señor en este mundo y no en otro.

Gracias también a tantas personas que  integran la Vicaría San Pedro de manera especial a Teresita, lo mismo a muchos de los sacerdotes  diocesanos  con quienes hubo tiempo para compartir nuestra fe y nuestra misión en una sentimiento de comunión de ánimos y un sentir con la Iglesia. También al personal administrativo del colegio Cristo Rey que aunque no trabajé muy de cerca con ellos he tenido siempre momentos gratos….en fin,  habría mucho más que agradecer.

Mi abrazo y agradecimiento a la Familia Fuentes, gracias por compartir sus tiempos y su mesa con mi comunidad de manera especial. Que el Señor les bendiga siempre en especial a Don Samuel.  También mi recuerdo y mi saludo a la Señora Dorita y a MaOlguita por sus consejos, oraciones.

Fue de Dios compartir la fe y la mesa con ustedes y sus familias en los diversos momentos vividos.  A cada uno de ustedes gracias por la confianza y por acompañarme en mi misión de sacerdote jesuita en Tacna. Siento que he crecido mucho al lado de ustedes.  Dios los bendiga y los ilumine siempre. Y a la gente de Ilo, sólo me queda decirles que les seguiré acompañando desde Arequipa. Pronto nos veremos nuevamente. 

Sigan remando mar adentro que hay mucho por navegar. Seguirán habiendo momentos de calma, también de tensa calma, vendrán los vientos y las movidas propias de la vida; sin embargo, sé que el Señor le ayudará siempre. Y les esperará con la mesa servida para alimentarles. No pierdan su alegría, confíen siempre en el Señor, sean misericordiosos y no pacten nunca con la arrogancia, el mal engreimiento ni con ese orgullo que nos saca de la consolación propia de Dios. Recen por nosotros los jesuitas y sacerdotes. Que Dios les de siempre una mirada limpia para rehacer y ponerse en camino a dónde el Espíritu de Dios nos impulse.  Les quiero mucho…. A todos ustedes y a mi comunidad de Jesuitas en Tacna … A Mayor Gloria de Dios!

Hasta pronto!

P. Quique SJ.

 

 

Ver mas+