DISCERNIMIENTOFORMACIÓN

Rasgos distintivos de la verdadera y falsa consolación

Seminario: "ir detrás del Espíritu" Centro Loyola - Arequipa

Rasgos distintivos de la verdadera y falsa consolación

1º.- Por su fenomenología:

  • La verdadera consolación. Se caracteriza por la profundidad (así que puede coexistir, conscientemente, con estados anímicos contrarios pertenecientes a niveles más superficiales), quietud fundamental (señal de que no hay “defensa” inconsciente) y perdurabilidad (señal de que pertenece a la “estructura” de la personalidad). Estas características siempre van juntas.
  • La falsa consolación. Se caracteriza por su superficialidad (bien por ser sólo “psicológica” y reactiva, bien por ser “defensiva”, o sea, escondiendo dificultades más profundas), inquietud fundamental (nunca la “consolación defensiva” puede encubrir del todo las dificultades latentes), fragilidad (no pertenece a la “estructura” de la personalidad que sigue manifestando su inconsistencia).

2º.- Por sus efectos:

  • La verdadera consolación. Produce un aumento de esperanza, fe y caridad (virtudes que sólo pueden ser donadas y que no son productos de un acto de voluntad), es positivamente creativa (no es rígida, defensiva, obstinada, cerrada, sino que es abierta a nuevos horizontes) y auténticamente intuitiva. Todas estas cualidades salen de una “estructura” estable de la personalidad, inconscientemente y no por actos deliberados de pensamiento o voluntad.
  • La falsa consolación. Produce alegría rígida, defensiva, obstinada, cerrada a lo que pudiera ser cuestionante. Usa sólo de las facultades conscientes, el pensamiento y la voluntad (porque su inconsciente, que obedece a su verdadera estructura inmadura, le hace guerra). A lo que más puede llegar es “pensar” la esperanza, la fe y la caridad.

3º.- Por su origen:

  • La verdadera consolación. Estructura la profundidad “espiritual” de la personalidad. En ello evidencia que viene de Dios, incluso y cuanto más, la consolación sin causa precedente.
  • La falsa consolación. Es una forma reactiva y defensiva de la psicología humana que todavía no se ha enraizado en la estructura profunda espiritual de la personalidad.

Tags
Ver mas+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close