SENTIR Y GUSTAR

Material para orar del domingo 25 de Noviembre al sábado 1 de Diciembre

Método de Oración

Como Cristo Rey: Testigos y Constructores de la Verdad y la Caridad

Material para orar desde el  domingo 25 de Noviembre al sábado 1 de Diciembre   Agradecemos al  Centro de espiritualidad de Caracas – Venezuela y al P. Gustavo Albarrán SJ por su envío semana a semana.

Con la festividad de Cristo Rey cerramos el Tiempo Litúrgico que denominamos Ordinario o Tiempo Común, para dar paso al Adviento. Esta celebración de Cristo Rey nos invita a convertirnos en testigos y constructores de la verdad.La fiesta de Cristo Rey es la celebración del Señorío de todo lo bueno que Dios ha querido para la humanidad. La imagen de Jesús como Rey es paradójica, porque no se basa en el poder, prestigio o la riqueza, sino en el servicio, la sencillez y la autenticidad.

Jesús ha dicho que su Reino no es de este mundo. No se sustenta en la fuerza, ni en la violencia, ni en poder alguno que someta al hombre. El reinado de Dios es humanizador. De ahí que no se ajuste a las reglas de juego de los poderes del mundo, sino que lo trastoca todo, mediante el amor, para que se establezca un nuevo orden, donde todos los hijos e hijas se convierten en hermanos y hermanas de la gran familia universal.

Esa es la verdad que testifica Cristo Rey. Una verdad que descubre a cada persona toda la fuerza liberadora que lleva dentro de sí, para que se haga corresponsable de la marcha del mundo y del destino de la creación. La verdad de Cristo lanza a planos superiores de compromiso, de servicio, de entrega, de humanidad.

La verdad de Cristo no se reduce a doctrinas o principios como si fuera un manual de procedimientos. Su núcleo fundamental es la primacía de la vida. Por eso dice Jesús a Pilato: “¿Esto lo preguntas por tu cuenta, o te lo han dicho otros?” Porque en la primacía de la vida no caben excusas, ni medias verdades, ni componendas por convenientes que sean, sino que cada quien ha de responder por sí mismo y desde sí mismo a lo que hacemos en y con la vida.

Cristo Rey nos lanza a descubrirnos como hijos amados de Dios y hermanos misericordiosos de la gente, nos coloca ante una libertad que nos libere de las ataduras de la maldad y del pecado, y nos muestra que la vida de Jesús es la ruta que nos conduce a la realización personal y al encuentro definitivo con Dios Padre.

Cristo Rey sitúa al hombre y a la mujer en lo más radical de su verdad: “que el desarrollo de la personalidad depende de la solidaridad que podamos practicar como muestra efectiva y concreta de nuestra capacidad de amar”. Y es que el amor es comúnmente afecto, empatía y adherencia. Pero será amor auténtico si se traduce en obras concretas de fraternidad y solidaridad, que son el test de la veracidad del amor (Ejercicios de S. Ignacio 230,2).

Quien se deja guiar por la verdad de Cristo Rey descubre el talento, el potencial y la dignidad de cada persona. Posee el coraje, la pasión y el compromiso para desbloquear las ataduras que paralizan. Se deja guiar por el amor que no rechaza ningún talento, ni las cualidades de nadie. Opera con más amor que temor. Crea condiciones para que cada persona tenga siempre oportunidades de comprometerse y de soñar con posibilidades más grandes que plenifican la propia vida (Arturo Sosa sj).

Hoy necesitamos valentía para hacer que resplandezca la verdad. Pero sin olvidar que la verdad será más creíble y eficaz si se le asocia inseparablemente a la caridad. La verdad sin caridad puede disfrazar muchas veces niveles serios de crueldad y la caridad sin verdad puede ocultar muchas veces niveles serios de complicidad. Para el que es amigo de la Vida y de Dios, no puede haber Verdad sin Caridad ni Caridad sin Verdad.

 Momento Preparatorio: Lectura del Evangelio (Ambientación)

EVANGELIO DE JUAN (18, 33-37)

En aquel tiempo preguntó Pilato a Jesús: ¿Eres Tú el Rey de los judíos? Jesús le contestó: ¿Esto lo preguntas por tu cuenta, o te lo han dicho otros? Pilato le respondió: ¿Acaso soy yo judío? Tu pueblo y los sumos sacerdotes te han entregado a mí. ¿Qué es lo que has hecho? Jesús le contestó: Mi Reino no es de este mundo. Si mi Reino fuese de este mundo, mis servidores habrían luchado para que no cayera Yo en manos de los judíos. Pero mi Reino no es de aquí. Pilato le dijo entonces: ¿Con que Tú eres Rey? Jesús le contestó: Tú lo has dicho. Soy Rey. Yo nací y vine al mundo para ser testigo de la verdad. Todo el que es de la verdad, escucha mi voz. Palabra del Señor.

1er  Momento: A LO QUE VENGO 

Inicio mi encuentro con el Señor, escogiendo un sitio apropiado para mi oración.    Al llegar al sitio, en forma breve y sencilla, considero la calidad de la mirada de Dios Nuestro Señor sobre mí.

 Y me digo a mí mismo:

 ¿A QUÉ VENGO? 

Vengo a aprender el modo de construir y testificar la verdad

[ Al final, rezo el Padrenuestro, saboreando cada palabra ] 

2do  Momento: PACIFICACIÓN

  • Ya sea sentado, paseando, acostado o reposado, tanto en casa, como en el parque o la Iglesia, me sereno para que esta cita con Dios tenga lugar.
  • Me acomodo con una posición que me ayude a concentrarme-descentrarme-centrarme, implicando todo mi ser.
  • Al ritmo de la respiración, doy lugar al silencio.

[Una y otra vez repito este ejercicio]. 

3er  Momento: ORACIÓN PREPARATORIA 

[NOTA: La oración preparatoria siguiente me ayuda a experimentar libertad de apegos. La repito tantas veces como quiera, dejando que resuene en mi mente y en mi corazón]

Señor, que todas mis intenciones, acciones y procesos interiores,

estén totalmente ordenados a cumplir tu voluntad. 

4to  Momento: COMPOSICIÓN DEL LUGAR 

[ NOTA: Este paso es muy especial y merece realizarse con esmero. Le dedico unos 10 minutos]

1°) Centro mi pensamiento en el contenido de la Oración.

2°) Con la imaginación revivo lo que relata el pasaje bíblico, sin perder detalle.

3°) Me ubico en la escena como si presente me hallara.

4°) Dejo que la Palabra irradie su luz sobre mí. 

5to  Momento: PETICIÓN

En forma sencilla formulo mi petición. Dejo que mi petición salga de dentro. Que nazca de lo más hondo de mi vida. 

Señor, enséñame a construir y testimoniar la verdad que nace de la caridad.

(Si me ayuda, puedo decir varias veces la petición) 

6to  Momento: CONTENIDO o MATERIA DE LA ORACIÓN 

6.1) Reflexiono el Sentido que Tiene la Fiesta de Cristo Rey

  • Cristo Rey es la celebración del Señorío de todo lo bueno que Dios ha querido para la humanidad. La imagen de Jesús como Cristo Rey es paradójica. En lugar de enaltecer el poder, el prestigio o la riqueza, enaltece el servicio, la sencillez y la autenticidad. Jesús ha dicho que su Reino no es de este mundo. No se ajuste a las reglas de juego de los poderes del mundo, sino que lo trastoca todo, mediante el amor, para que se establezca un nuevo orden, donde todos los hijos e hijas se convierten en hermanos y hermanas de la gran familia universal.

6.2) Reflexiono La Invitación que me Hace Cristo Rey 

  • Cristo Rey nos lanza a descubrirnos como hijos amados de Dios y hermanos misericordiosos de la gente. Nos invita a una libertad que nos libere de las ataduras de la maldad y del pecado. Nos sitúa en lo más radical de nuestra verdad: que el desarrollo de la personalidad depende de la solidaridad con los demás por medio del amor fraterno. El amor es comúnmente afecto, empatía y adherencia. Pero será amor auténtico si se traduce en obras concretas de fraternidad y solidaridad, que son el test de la veracidad del amor (Ejercicios de S. Ignacio 230,2). 

6.3) Reflexiono la Verdad que Testifica Cristo Rey 

  • La verdad de Cristo revela a cada persona toda la fuerza liberadora que lleva dentro de sí, para que se haga corresponsable de la marcha de la vida. Quien se deja guiar por su verdad, posee el coraje, la pasión y el compromiso para desbloquear las ataduras que paralizan. Se deja guiar por el amor que no rechaza ningún talento, ni las cualidades de nadie. Opera con más amor que temor. Crea condiciones para que cada persona tenga siempre oportunidades de comprometerse y de soñar con posibilidades más grandes que plenifican la propia vida (Arturo Sosa sj).

7mo  Momento: COLOQUIO

NOTA: El coloquio es un diálogo que se hace hablando como un amigo habla a otro, ya sea para pedir alguna gracia, ya sea reconociendo la fragilidad o el pecado o para comunicar sus cosas y queriendo consejo en ellas.

(El texto sugerido puede ser útil para el COLOQUIO). 

La Verdad de Cristo Rey

La verdad de Cristo Rey con la caridad labora, con la palabra sincera y con la acción sanadora.

Cristo Rey no se arregla con la actuación cautelosa, sino que abierto nos habla, nos anima y nos provoca.

Esta verdad de Cristo descubre a cada persona que lleva dentro de sí una fuerza liberadora.

Cristo Rey revela que yo soy un hijo amado, cambia miedos, limpia sombras y libera del pecado.

Esta verdad de Cristo dispuesta está a toda hora, a comprender, a servir y a abrir si a su puerta toca.

Cristo Rey nos lanza con su verdad bondadosa a planos de compromiso y de actuación creadora.

(GA) 

8vo  Momento: EXAMEN DE LA ORACIÓN

Nota: Las siguientes interrogantes ayudan a centrar la experiencia vivida en la Oración.

1º) ¿Qué pasó en mí durante este Ejercicio?

2º) ¿A través de cuáles señales me habló Dios?

3º) ¿Qué quiero cambiar en mi vida?

4º) ¿Qué me distrajo en la Oración?

5º) ¿Qué me produjo desaliento o desconfianza durante la Oración?

6º) ¿Qué se quedó grabado en mí? 

Termino la Oración con la Siguiente Ofrenda

Toma, Señor, y recibe toda mi libertad, mi memoria, mi entendimiento y toda mi voluntad;

todo mi haber y mi poseer. Tú me lo diste, a ti, Señor lo devuelvo.

Todo es tuyo. Dispón de mí según tu voluntad.

Dame tu amor y gracia que ésta me basta. Amén.

 

Ver mas+

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close