REALIDAD ECLESIAL

«La profunda y urgente renovación de la Iglesia Chilena»

Una Renovación de Corazón - Manos a la obra, enmendar los errores, curar las heridas causadas a la comunión eclesial

La revista Vida Nueva ha publicado en su editorial  una sugerencia que hay que tomarla muy en serio. Es un editorial para caer en la cuenta que no podemos instalarnos en la desgracia. Ignacio nos dice a la generación de hoy: «hay que mudarnos contra la propia desolación».  Este editorial me hace pensar lo siguiente.

Esta experiencia dolorosa que ha tocado a toda la Iglesia católica nos lleva a ser solidarios con las victimas abusadas.  Concretamente, no se  trata solo de lamentarnos de lo que ha pasado en la Iglesia Chilena, no!   esa experiencia tan dolorosa también pasa por nuestros corazones.   
Si somos solidarios tendríamos que compartir este sentimiento.Esto que ha pasado duele». No puedo hacerme de la vista gorda como religioso,  ya digo,duele!. 
Es importante ser muy honestos,  desde los cardenales hasta el que se llama laico comprometido
 para darnos la mano y orar por nuestra iglesia y denunciar todo tipo de abuso dentro y fuera de la Iglesia.  No  podemos hacernos daño ni dentro de la propia Iglesia , menos afuera.  Asumamos que como Iglesia del Señor Jesús estamos pasando por una depuración y es el Espíritu del Señor el que está actuando.
Conviene ordenar el corazón  «institucionalista» que bajo el poder se hace inmune y despacha a sus sanchas llevado por ese elitismo narcisista y autoritario. No se evangeliza racionalizando ni tapando, menos analizando y clasificando y peor aún te dicen: «en nombre de Dios».  
Ya es tiempo de darle espacio a la gracia de Dios para que esto no vuelva a ocurrir. Lo que Dios quiere es que nadie se pierda en el camino.  Nada de esto hubiera ocurrido si como católicos nos hubiera interesado  integralmente lo de Jesucristo y la dignidad de los demás.  Cuando falta todo esto todo se desenfoca.    Les invito a leer este editorial que aparece en la revista «Vida Nueva»
«La profunda y urgente renovación de la Iglesia chilena
Compartir

Todos los obispos chilenos han puesto su cargo a disposición del Papa. Una decisión inédita ante la crisis abierta por el caso Barros tras los días de oración, reflexión y diálogo mantenidos en Roma, cara a cara, con Francisco. El encuentro sirvió para poner sobre la mesa las graves negligencias y hechos delictivos cometidos. El propio Papa se disculpó, una vez más, por su parte de responsabilidad en el problema.

La dimisión en pleno se presenta sin duda como un acto de constricción ejemplarizante, de reconocimiento de la culpa y de asunción de las consecuencias. Sin embargo, la Iglesia chilena no puede ni debe detenerse en autoflagelarse, sino ponerse manos a la obra para iniciar una urgente conversión con el fin de enmendar los errores, curar las heridas causadas a la comunión eclesial por el corporativismo clerical e iniciar un proceso de reconciliación social. Para ello, no servirá con un mero cambio de estructuras o de nombres, sino una profunda renovación del corazón. Para el resto de los Episcopados también se ofrece una inequívoca lección: la tolerancia cero contra los abusos sexuales no puede tener la más mínima grieta, porque los efectos de estos resquicios son letales.»

Fuente:  http://www.vidanuevadigital.com/sumario/revista-3084/

 

Ver mas+

También ver

Close
Close
Close