Ejercicios Espirituales en la Vida Diaria

EJERCICIOS ESPIRITUALES EN LA VIDA DIARIA (EVD)

Haga clic en la siguiente línea: Principios – finalidad – Ejercicios

Te doy la bienvenida a esta experiencia de EVD

PRIMER EJERCICIO:  Te recomiendo que vayas escribiendo en tu libreta de notas  sobre dos puntos importantes que se  se relacionan con tu vida.

a) ¿Cuáles son los momentos llenos de vida y de crecimiento que he vivido hasta hoy, cuáles son las experiencias de vida que me han hecho crecer como persona?  Termino de escribir este punto y le doy gracias a Dios por tanto bien recibido.

b) ¿Cuáles son los momentos más difíciles que he vivido en la vida? ¿Qué situaciones en mi vida me han llevado por situaciones dolorosas? 

Te recomiendo que leas y ores los siguientes textos:  Salmo 139 / Salmo 103

 

Te recomiendo que leas este texto: da clic en el siguiente enlace

SEGUNDO EJERCICIO   Lee atentamente sobre la vida de San Ignacio de Loyola: 

I. SAN IGNACIO DE LOYOLA

1.1.      Muchos de nosotros, ya escuchamos hablar de S.Ignacio de Loyola. Es el fundador de la Compañía de Jesús, la Orden religiosa a la que pertenecen los Jesuitas, que desde hace años conocemos y sabemos que trabajan en Venezuela y otros sitios del mundo.

1.2.    S.Ignacio de Loyola, nació en Loyola en 1491.  Hasta los treinta años vivió muy centrado en sí mismo buscando el prestigio, el honor y el «quedar bien», el ser importante. Por eso, en  este tiempo de su vida, quiso sobresalir en poder y  riqueza y trabajó como  militar al servicio de señores nobles y de  reyes.  Pero precisamente defendiendo el honor de esos señores, participó en una guerra y fue herido en Pamplona. Durante una larga convalecencia en su casa de Loyola, tuvo tiempo para leer historias de santos y la Vida de Cristo y así comenzó a comprender que, hasta entonces, su vida no había tenido mucho sentido y que quería ofrecerla a Dios, y ser santo como habían sido otros santos: Santo Domingo, y S. Francisco de Asís, por ejemplo.

El mismo nos describe así la experiencia espiritual que vivió mientras se reponía de su herida:

«…y porque era muy dado a leer libros mundanos y falsos, que suelen llamar de ‘caballerías’; al sentirme bien, pedí que me dieran algunos para pasar el tiempo; pero en esa casa no se halló ninguno de los que yo solía leer.  Así, me dieron una ‘Vita Christi’ Vida de Cristo y un libro de la vida de los santos.

Leyéndolos muchas veces, algún tanto me aficionaba a lo que allí estaba escrito; pero dejándolos de leer, algunas veces me detenía a pensar en las cosas que había leído, y otras veces en las cosas del mundo en que antes solía pensar y de muchas vanidades que se me ofrecían…

Cuando pensaba en aquello del mundo, me deleitaba mucho; pero cuando ya cansado lo dejaba, me encontraba seco, triste y descontento; y cuando pensaba en ir a Jerusalén descalzo y no comer sino hierbas y en hacer todos los demás rigores que veía que habían hecho los santos no solamente me consolaba cuando estaba pensando en esas cosas, sino que aún después de dejarlos quedaba contento y alegre…

Luego comprendí la diferencia de lo que me pasaba, de los distintos sentimientos y comencé a maravillarme de esta diferencia y a reflexionar sobre la misma, comprendiendo por experiencia que unos pensamientos y sentimientos me dejaban triste y otros alegre y contento y poco a poco llegué a conocer la diversidad de espíritus que me agitaban: uno del demonio, del mal espíritu y otro de Dios». (Autobiografía)

1.3.    Así,  Ignacio, con su propia experiencia se fue haciendo un maestro de la vida espiritual, por ejemplo, por medio  de los Ejercicios Espirituales y que son este camino que comenzamos a hacer nosotros ahora en nuestra vida.

1.4.    Al comienzo de su conversión, pensó que lo mejor para estar con Jesús era ir a Jerusalén, lugar en que había vivido Jesús y donde había sido crucificado, pero, después, fue descubriendo que Jerusalén era todo el mundo. Jesús vive en todo el mundo y todo el mundo necesita la luz de Jesús.

1.5.    También al principio, pensó que todo eso lo podía hacer solo.  Que no necesitaba de otros compañeros.  Pero más tarde vio que convenía para poder realizar su sueño el juntarse con unos amigos, que tenían el mismo ideal de seguir a Jesús, y por eso luego fundó la Compañía de Jesús (Jesuitas).

1.6.    Pero antes de concretar su proyecto, hizo y recorrió un largo camino,  no sólo por muchas ciudades y pueblos (porque viajó por Loyola, Monserrat, Manresa, Jerusalén, Barcelona, Alcalá, Salamanca y luego París, Venecia, Roma … ) sino que también vivió un camino espiritual, porque todo este tiempo, tenía los ojos puestos, fijos en Jesús y quería siempre conocerlo mejor, para más amarle y mejor seguirle: «Conocimiento interno de Jesús para que más le ame y le siga».

1.7.    Ignacio, en su vida como peregrino y en su búsqueda de lo que podía hacer por Dios, acude a la Virgen María para que lo proteja siempre y para que sea quien lo lleve por buen camino y por eso visita capillas, santuarios en donde se veneraba a María Santísima y esto lo hacía con muchísima devoción.

  • En esta etapa de su vida como peregrino, Ignacio vivió durante un año en Manresa   (1522-1523) y allí tuvo una experiencia mística del amor de Dios y que está en  el origen del libro de los Ejercicios Espirituales.

1.9.  Durante todos estos años, Ignacio sintió deseos de santidad, de entrega a los demás, quería ayudar a los más pobres, deseaba hacer mucha oración, y también sufrió tentaciones, desánimos, persecuciones, hambre, enfermedad, dificultades para convertirse de verdad a Dios y para formar el grupo de compañeros…

Y siempre, en todo ese recorrido veía y sentía mucho que Dios le «trataba de la misma manera que trata un maestro de escuela a un niño, es decir, enseñándole».(Aut.27)

1.10.  S.Ignacio iba escribiendo todo lo que vivía.  Tomaba notas.  Descubría lo que venía de Dios y lo que era tentación de volver a vivir centrado en sí mismo.  Más tarde, organizó estas notas de manera pedagógica, en un libro muy pequeño, para que otros las pudiéramos entender y las propuso a otros amigos que querían seguir un camino espiritual como el que había recorrido él.  Y este camino, este método, que lo fue preparando durante años, es lo que llamamos Ejercicios Espirituales.

Si deseas profundizar en el tema te animo a leer el siguiente texto: haz clic en este renglón

Tómate el tiempo conveniente para hacer estos dos ejercicios. Cuando lo creas conveniente me escribes al siguiente correo electrónico:

ejerciciosvidadiaria@gmail.com

Luego de leer tu envío te contesto y te doy los siguientes puntos.

Close
Close