EXHORTACIÓN APOSTÓLICA

DOS SUTILES ENEMIGOS DE LA SANTIDAD

SOBRE EL LLAMADO A LA SANTIDAD EN EL MUNDO ACTUAL

DOS SUTILES ENEMIGOS DE LA SANTIDAD 

EXHORTACIÓN APOSTÓLICA
GAUDETE ET EXSULTATE
DEL SANTO PADRE
FRANCISCO

SOBRE EL LLAMADO A LA SANTIDAD
EN EL MUNDO ACTUAL

Hoy remaremos mar adentro para encontrarnos con una verdad que nos puede ayudar a resituarnos como personas que queremos crecer como ser humanos y desde el Jesús Resucitado. Me llama la atención cómo muchas personas ilustradas en las experiencias del Señor al momento de dar su testimonio cotidiano en la vida sobre su fe arrazan y destruyen a gente inocente,  que lo único que buscan es saberse acogidos, comprendidos y

Hay dos  formas de seguridad doctrinal o disciplinaria que dan lugar «a un elitismo narcisista y autoritario, donde en lugar de evangelizar lo que se hace es analizar y clasificar a los demás, y en lugar de facilitar el acceso a la gracia se gastan las energías en controlar. En los dos casos, ni Jesucristo ni los demás interesan verdaderamente»

aliviados. Jesús acogió a estos Anawin  de su tiempo.

«Los Anawin son quienes se «abandodan» en Dios, lo cual es no sólo un sinónimo de los pobres que nada tienen, sino a Dios, sino también de hombres y mujeres justos, en el sentido que en la Biblia el hombre o la mujer justos son aquellos que están con Dios.» Pues, eso es lo que hizo Jesús. El ejercicio de su Santidad fue un modo de estar en la vida con lucidez. Por este motivo

«Francisco alerta sobre “algunas ideologías engañosas que llevan por un lado a separar estas exigencias del Evangelio de su relación personal con el Señor, convirtiendo así el cristianismo en una especie de ONG, quitándole esa mística luminosa que tan bien vivieron y manifestaron los santos”.

la gente que se acercaba a Él experimentaba alivio.

El papa Francisco nos acaba de dejar su Exhortación Apostólica Gaudete et exultate, sobre el llamado a la santidad en el mundo actual. He escogido el número 35 de esta Exhortación que nos puede iluminar para sentir y gustar internamente y tomar nota de esos engaños que pasan por nuestros corazones. Conviene examinar con ánimo y liberalidad este tema para ir purificando lo que aparece como «santidad»  cuando en conciencia sabemos que no lo es. Un indicador puede ser que mis decisiones puedan estar destruyendo la vida de  los verdaderamente santos inocentes, preferidos de Dios. Estos  Anawin pueden pueden estar viviendo bajo nuestro mismo techo.  Finalmente creo que estamos en un tiempo donde el cambio de época nos invita a un discernimiento.

Les dejo un trecho de esta Exhortación que puede animarte a leerla toda. Creo que leerla juntos nos ayudará muy bien.

35.- «En este marco, quiero llamar la atención acerca de dos falsificaciones de la santidad que podrían desviarnos del camino: el gnosticismo y el pelagianismo. Son dos herejías que surgieron en los primeros siglos cristianos, pero que siguen teniendo alarmante actualidad. Aun hoy los corazones de muchos cristianos, quizá sin darse cuenta, se dejan seducir por estas propuestas engañosas. En ellas se expresa un inmanentismo antropocéntrico disfrazado de verdad católica.[33]Veamos estas dos formas de seguridad doctrinal o disciplinaria que dan lugar «a un elitismo narcisista y autoritario, donde en lugar de evangelizar lo que se hace es analizar y clasificar a los demás, y en lugar de facilitar el acceso a la gracia se gastan las energías en controlar. En los dos casos, ni Jesucristo ni los demás interesan verdaderamente»[34]

Ver mas+

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close