DISCERNIMIENTOFORMACIÓN

Causas de la desolación espiritual

Seminario en el Centro Loyola Arequipa

 ¿Causas de la Desolación? (EE. 322)

Mucho examinar ¿por qué viene la desolación?

Puede ser por tres razones: no son las únicas pero estas que propone Ignacio  son fundamentales

  1. Primera causa: tibieza de corazón -pereza – negligencia: Aunque todo es gracia, Ignacio tiene muy claro que Dios no anula la respuesta del hombre.  Dios permanezca fiel.  Nos queda claro que por nuestras faltas se aleja la consolación: no como un castigo de Dios, sino como una consecuencia de nuestra actitud (cerrada en sí misma). Esta primera causa es la constatación de nuestra radical debilidad e inconsecuencia y, por lo tanto, siempre estará presente en toda la experiencia de desolación.
  2. Segunda Causa: Por probarnos para cuanto somos Creer que todo depende : ser fiel si sólo hay recompensa de consolaciones.  Por probarnos para cuanto somos: qué hacemos en la prueba. Ojo la prueba va  desenmascarar nuestra realidad idealizada.  Ignacio ve en la desolación una gran ocasión para purificar nuestra vivencia de Dios.

¿Qué hay que purificar? purificarla de toda manipulación, interés, utilitarismo, etc. y abrirse a la gratuidad….. Y en cuanto nos alargamos en su servicio y alabanza: la desolación va a posibilitar percibir el alcance real de nuestra generosidad “en su servicio y alabanza”

Sin tanto estipendio de consolaciones y crescidas gracias: sólo a través de la prueba puedo purificar mi idea utilitaria e interesada de Dios. 

Es evidente que nuestra relación con Dios comenzó siendo interesada (una proyección de mis deseos y carencias, y una necesidad de conservar la seguridad que en mi niñez experimenté con respecto a mis padres).  Todo eso tiene que romperse para poder encontrarme gratuitamente con El.  Sólo a través de la prueba puedo salir al encuentro del Dios vivo que me sorprende y me libera.  Aquí entra de lleno el sentido de la «Noche oscura» de San Juan de la Cruz, y toda la problemática que plantea un Feuerbach o un Freud.

3. La tercera Causa:  LA TERCERA POR DARNOS VERA NOTICIA Y CONOCIMIENTO PARA QUE INTERNAMENTE SINTAMOS» Tener una vivencia .Y por un error en nuestra cabeza: creer que la consolación es fruto del esfuerzo realizado por nosotros.

Tags
Ver mas+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *